Restauración

Desgarros
Lagunas o mermas
Alteraciones de la superficie de la obra
Daños intencionales
Carcoma de la madera


Alteraciones en la superficie de la obra

Se entiende por limpieza la remoción de suciedad y manchas superficiales, repintes y todo aquello que desvirtúe el aspecto original de la obra. Se puede realizar en seco o por medio de disolventes.

Una vez seleccionados el o los disolventes que se van a utilizar se realizan cateos o pruebas preliminares (ventanas testigos) comprobando su acción. La misma puede tener diferentes niveles, que van desde un desbarnizado parcial ("adelgazamiento" del barniz) a la remoción total del mismo.

Los repintes son una reintegración de color pero mal ejecutada, con la intención de reparar u ocultar daños pueden llevar al engaño ya que parcial o totalmente modifica la lectura de la imagen original de la obra. Están realizados en una época posterior a la conclusión de la obra y por "artistas" diferentes a los autores. Hay que estudiar mucho si éstos se dejan o no por dos razones: por un lado, pueden tener valores históricos adicionales y, por el otro, al eliminarlos se pueden producir cambios irreversibles en el aspecto de la obra.

Cúnsolo, Víctor Juan, La iglesia de la Boca, 1930, óleo s/madera, 78 x 69 cm.

El barniz de esta obra estaba oxidado, por lo tanto se procedió a la remoción del mismo.


ventanas testigos
(prueba preliminar de limpieza)

  Obra restaurada