Una ley que nos exprese a todos

La llegada de este número de El Monitor probablemente coincidirá con el arribo del anteproyecto de Ley de Educación, que vuelve a las escuelas para que los docentes y los diferentes actores de la comunidad educativa propongan ajustes y mejoras.

El anteproyecto de ley que presentamos recupera aquellos elementos comunes que más de 4 millones de participantes nos hicieron llegar a través de los distintos canales abiertos para el debate. En los últimos meses se trabajó intensamente para incorporar los aportes de más de 750.000 docentes -que representan a las 44.000 escuelas que componen el sistema educativo nacional-, cientos de miles de padres y madres, más de 700 organizaciones de la sociedad civil; sindicatos docentes y no docentes, académicos, intelectuales, dirigentes gremiales, empresarios y representantes de movimientos y organizaciones populares. Los aportes recibidos están disponibles y pueden ser consultados en el portal educativo (www.educ.ar).

La respuesta que obtuvo la convocatoria -a pesar del ajustado tiempo disponible- expresa el profundo compromiso de nuestra sociedad con la cuestión educativa y el anhelo de recuperar para la educación argentina los niveles de calidad que han sido una de nuestras tradiciones más preciadas.

El anteproyecto que presentamos introduce cambios de gran importancia para nuestra tarea como educadores: amplía las responsabilidades del Estado -y en particular del Estado Nacional- y ratifica su obligación como garante del derecho a la educación integral, permanente y de calidad para todos los habitantes de la Nación. La educación será considerada bien público y no se admitirá ninguna forma de mercantilización, a fin de asegurar las condiciones para el ejercicio pleno de los derechos y obligaciones de los diferentes actores de la comunidad educativa.

Este anteproyecto de ley se articula con las leyes de Financiamiento Educativo y de Formación Técnica y Profesional, anteriormente sancionadas, y garantiza un marco adecuado para su plena vigencia. Asimismo, representa un avance crucial para la homogeneización del sistema, ya que propone ir avanzando desde el mosaico de los 50 subsistemas que rigen en la actualidad hacia dos estructuras básicas: un formato con seis años de primaria y cinco de secundaria; y otro, con seis años para cada ciclo. Esta cuestión se complementa con la universalización del nivel inicial y la extensión de la obligatoriedad de 10 a 13 años.

Otro punto importante son las innovaciones propuestas en lo que hace a la jerarquización profesional, a la formación y a la carrera de los docentes; y a la institucionalización de la figura del tutor y coordinador de curso para garantizar la orientación y el apoyo de los jóvenes en la escuela media. Se prevé, además, la creación de seis consejos consultivos, que serán canales para la participación sistemática de los diferentes sectores sociales en el gobierno del sistema educativo.

En este número de la revista, debatimos desde diversos abordajes acerca de lo que significa afirmar que la escuela es de todos. También en este aspecto el anteproyecto propone un horizonte de inclusión e integración de directivos, docentes, padres, madres y/o tutores, alumnos/as, ex alumnos/ as, personal administrativo y auxiliar de la docencia y profesionales de los equipos de apoyo que garantizan el carácter integral de la educación. Todos conforman una comunidad de trabajo democrática y participativa.

Quisiera añadir que la escuela de todos y para todos - aquella que garantiza a todos la inclusión y una formación de calidad, aquella que transmite los valores y las actitudes que les permitirán a niños y jóvenes ejercer una ciudadanía responsable y desarrollar un proyecto de vida pleno- merece ser regida por una legislación que interprete cabalmente los sueños y las aspiraciones de toda la sociedad. El aporte que ustedes realicen en esta segunda etapa del debate es fundamental para que el proyecto que llegará este año al Congreso Nacional sea, efectivamente, la ley que expresa nuestra mirada común acerca del modelo de país y de educación que queremos para el futuro.

Lic. Daniel Filmus
Ministro de Educación, Ciencia y Tecnología

   
Subir