De qué hablamos cuando hablamos de exigencia

Hoy es común escuchar que la escuela debería ser más exigente. Hay una presunción de que la escuela no está poniendo parámetros altos de calidad para la enseñanza, o que se dedica más a "contener" que a educar a los chicos y las chicas.

La intención del dossier es poner a debate de qué hablamos cuando hablamos de exigencia. En buena parte de los ámbitos laborales, sociales, deportivos o culturales, la exigencia es una condición ineludible para desempeñarse. ¿Por qué esos debates, cuando se dan en el marco escolar, parecen estar atravesados por otras cuestiones? ¿Hay que comprender a los niños, o educarlos? ¿Hay que poner por delante la contención social, o los aprendizajes? En las páginas que siguen, queremos aportar algunas opiniones para propiciar una legítima búsqueda de una mejor enseñanza, y de que algo valioso suceda en las aulas.

La escuela y las exigencias
Inés Dussel y Myriam Southwell

¿Qué es una escuela exigente?
Margarita Poggi

Exigencia, tiempo y dolor
Alejandro Kaufman

La Escuela Media: exigente y exigida
Abraham Leonardo Gak