De Memoria: una nueva herramienta educativa para abordar el pasado reciente

Memoria Abierta es una alianza de organizaciones de derechos humanos reunidas con el objetivo de impulsar políticas de memoria sobre el terrorismo estatal y la violencia política en la Argentina. Para aportar a la construcción de la memoria social sobre aquel período, Memoria Abierta recopila, preserva y pone al acceso del público documentos de diversa naturaleza. Al mismo tiempo, con el fin de contribuir a la consolidación de una cultura política democrática y prevenir toda forma de autoritarismo en las nuevas generaciones, esta institución emprende diversas tareas de difusión, entre las que se encuentra la producción de materiales educativos.

Recientemente, a partir de un convenio con la Secretaría de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Memoria Abierta produjo una colección de CDs pensada y diseñada como recurso de enseñanza del pasado reciente en la escuela media.

Descripción de la colección De Memoria

La colección está integrada por tres volúmenes que abarcan los años que precedieron al golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, el período del terrorismo estatal y los años de la reapertura democrática. Cada volumen consta de varios capítulos organizados a partir de criterios temáticos y cronológicos. En cada capítulo hay una selección de fuentes de diversa naturaleza: testimonios, fotos, documentos de Estado, notas periodísticas, audios de época, etcétera. También, textos explicativos de los acontecimientos y fenómenos que signaron el contexto histórico abordado, un glosario de términos y expresiones específicas y una línea de tiempo. Los tres volúmenes son:

1: La primavera de los pueblos. La movilización política y social de los tempranos setenta.

2: 24 de marzo de 1976: el golpe y el terrorismo de Estado.

3: El '83: la transición democrática y el camino hacia la Justicia.

Esta estructura de tres períodos responde a la convicción de que un relato sobre el terrorismo estatal no puede limitarse exclusivamente a los años de la última dictadura militar. Por el contrario, debe incluir una parte importante de la historia desde los tempranos años '60, y volver la mirada sobre el universo político y cultural de un movimiento de masas que desde diversos espacios y prácticas impugnaba el orden social. Y esto porque fue sobre la amplitud y complejidad de ese tejido social donde se desplegó más tarde el terror estatal.

Al mismo tiempo, dado que los principales discursos sobre el terrorismo de Estado y sobre los años '70 se vertebraron durante la transición democrática, es necesario incluir este último período en la narrativa para dar cuenta de las significaciones sociales que por entonces se construyeron y que aún habitan la memoria social.

Por qué los testimonios

La riqueza fundamental de los testimonios radica en que resultan particularmente apropiados para aproximarnos a la dimensión de la experiencia de los sujetos, a la de su perspectiva y subjetividad. Los testimonios nos permiten adentrarnos en las formas en que un determinado contexto influye directamente en la vida de las personas y, al mismo tiempo, identificar las estrategias de estas frente a esos contextos.

En la temática que nos ocupa, los testimonios cobran una importancia primordial: sencillamente, ofrecen información no registrada en otras fuentes. En el marco de enfrentamientos políticos que asumían formas cada vez más dramáticas, pocas experiencias de militancia han podido registrarse en documentación de la época. En la mayoría de los casos, las fuentes han sido destruidas o perdidas. Lo mismo puede decirse acerca de la represión ilegal: no hay acceso a la documentación sobre este punto; sin embargo, los crímenes perpetrados por el Estado han podido conocerse a través de los testimonios de quienes los sufrieron. Por lo demás, los testimonios nos permiten adentrarnos en la dimensión subjetiva de estas experiencias: en la forma en que cada persona vivió determinados acontecimientos. Nos ofrecen, en fin, una historia "encarnada".

Como toda fuente, el testimonio encierra límites para la investigación histórica; y su entrecruzamiento con fuentes de otra índole resulta imprescindible. Por eso, la colección está acompañada de una cartilla destinada a docentes, que incluye un conjunto amplio de fuentes de época que pueden analizarse en el aula conjuntamente con los testimonios.

La selección de fragmentos testimoniales

Seleccionar los testimonios fue la tarea más difícil. Fueron varios los criterios de selección utilizados; se presentan aquí los dos más relevantes:

Representatividad. El objetivo era reunir una muestra que diera cuenta de la diversidad de actores sociales y experiencias. De ahí que, en cada CD, haya voces de antiguos militantes, de familiares de personas desaparecidas, de presos políticos, de exiliados, etcétera. Era necesario, a su vez, representar miradas y experiencias diversas dentro de cada uno de estos grupos.

Contenido y tono. La mayoría de los temas abordados están relacionados con experiencias extremas, dolorosas. Las emociones generadas por el recuerdo y la narración suelen ser también muy dolorosas. Por eso, al seleccionar los relatos se procuró resguardar siempre a los entrevistados y no exponerlos públicamente en una situación de gran vulnerabilidad. A su vez, pensando en los destinatarios de la colección, resulta fundamental que el testimonio cumpla una función pedagógica, que invite a la reflexión y al debate.Tomemos, por ejemplo, el tema de la tortura. Esta constituyó una pieza clave de la represión ilegal y, por lo tanto, debe estar presente en los testimonios.

Para la colección se optó por seleccionar parlamentos más reflexivos que descriptivos, centrados en el sujeto involucrado (en sus pensamientos y formas de resistencia) y no en el "cuerpo-objeto"de la represión. Esta opción es, también, cuestión de ética: si la tortura busca deshumanizar a la víctima y avasalla las fronteras del cuerpo y la intimidad, el trabajo de la memoria debe orientarse en dirección contraria.

Para finalizar, resulta necesario insistir en que, mientras las temáticas abordadas por la colección refieren al período más trágico de la historia argentina, sus lecturas son objeto de importantes debates tanto en espacios académicos como en la comunidad política en general. En el proceso de construcción de un relato colectivo sobre ese pasado, son muchas las voces y sentidos que entran en juego. Participar en ese debate, ampliarlo, incluir nuevos protagonistas y hacer posible la transmisión de esta experiencia a las nuevas generaciones, es la propuesta. Echar luz sobre aquellas zonas del pasado que han tenido menos presencia en los espacios educativos, es una de las formas posibles.

Ofrecer respuestas definitivas no es la intención. Si las voces e imágenes que integran la colección generan preguntas en los estudiantes e impulsan en el aula la búsqueda de respuestas posibles -por sencillas que estas resulten- entonces la tarea habrá encontrado su sentido.

* Lic. en Astronomía, vicepresidente de la Universidad Nacional de La Plata.
   
Subir