¿Cómo te imaginás los exámenes del futuro?

 

UNA CHARLA
"Los exámenes serán más personalizados: se partirá de una charla en la que el alumno dialogará con el docente y expresará sus opiniones y análisis. El profesor, a partir de esto, conocerá mejor al alumno. Así se evitará que se tomen preguntas que solo apuntan a perjudicar a los alumnos".
Carlos Lobelos, electrotécnico, 56 años

DÍGALO CON MÍMICA
"No van a ser ni orales ni escritos, van a ser gestuales. Este lenguaje será solo para los exámenes, y para estudiar les entregarán chips a los alumnos. Los gestos van a ser combinados. Por ejemplo, guiñar un ojo va a significar 1840 o mover el dedo gordo del pie más la mano colocada de determinada manera será Revolución Francesa".
Belén Robaina, periodista, 22 años

SOLO PARA LOS RICOS
"Si sigue existiendo el neoliberalismo que rige los destinos de nuestro país, los exámenes serán restrictivos y ya no tendrán importancia porque irán dirigidos a un grupo, el de los ricos, dado que el mercado seguirá fragmentando como ahora o más, y se privilegiará el dinero sobre la calidad educativa".
Nilda Tenembaum, abogada, 80 años


NO TAN DETERMINANTES

"Imagino que los exámenes no serán tan eliminatorios, decisivos y determinantes. No tendrá tanta importancia como instancia única porque se le prestará más atención al trabajo de todos los días y el docente conocerá mucho mejor al grupo. El examen va a ser solo una circunstancia más, un momento".
Marcela Duarte, ama de casa, 47 años

EXÁMENES TELEPÁTICOS
"En el futuro te van a mirar la retina y se darán cuenta de si sabés o no. Además, por telepatía, el profesor te va a poder preguntar en cualquier momento del día el tema que dio".
Susana García, profesora de yoga, 30 años

A MEDIDA DEL GRUPO
"Imagino para el futuro un sistema de exámenes en el cual sea menos visible la distancia entre el alumno y el profesor. Donde las consignas no respondan a un plan rígido y definido, sino que sean consecuencia de la experiencia propia de cada grupo de trabajo. Los exámenes deberían adaptarse a la evolución de cada curso y surgir de la relación construida en clase, en lugar de estar diseñados antes de conocer quiénes son los alumnos".
Sebastián Sigal, cineasta, 22 años

UNA SOLA MATERIA
"No habrá materias distintas. En un solo examen se van a tomar todos los temas juntos. Cada alumno tendrá una computadora con solo una página para escribir, y no podrán conectarse a internet".
Federico, 11 años

CONOCIMIENTOS PRÁCTICOS
"Van a ser lo opuesto a la computación. Existirá una relación más clara maestro-alumno y se evaluarán temas más prácticos y no tan teóricos. El valor estará puesto en el razonamiento y las vivencias, y no en responder estilo multiple choice".
Stella Vela, jubilada, 61 años

IMPOSIBLE MACHETEARSE
"Se harán en computadoras portátiles, y los profesores podrán chequear en línea lo que estén haciendo los chicos. O sea, será imposible machetearse. El mayor uso de tecnologías generará más confianza entre docentes y alumnos. Se escribirá menos y de manera más informal, al estilo chat".
Santiago, 14 años

A LIBRO ABIERTO
"Los exámenes serán a libro abierto y habrá que defender un tema integrador que el alumno haya preparado. Nadie va a tener que estudiar de memoria sino que habrá que entender las problemáticas. Así, el que sepa lo demostrará mejor y el que no estudió no podrá zafar. A la vez, ese tema deberá exponerlo frente a todos para que los demás puedan aprovechar su respuesta".
Guillermo Dorfman, fotógrafo, 50 años


LA HISTORIA DE HOY
"Los exámenes serán muy parecidos a los de ahora, la diferencia va a estar en que, en el futuro, nos van a preguntar por lo que está pasando en este momento. Así como nosotros estudiamos historia de siglos pasados, ellos estudiarán temas como los atentados de nuestra época o lo que pasó en Cromagnon".
Alejandro, 14 años


REALIDAD VIRTUAL
"Se me ocurre que crearán diferentes ambientes imaginarios con posibles resoluciones, al estilo multiple choice, para situaciones particulares. El examen será frente a una compu y, ni bien termine el tiempo, la máquina ofrecerá el resultado del examen y la posibilidad de ver cuáles fueron los errores. En un momento, gracias al avance tecnológico se podrá entrar, por ejemplo, en situaciones virtuales donde el conocimiento, la intuición y la manera de desenvolverse de cada uno entrarán en juego".
Ariel Agostoni, vendedor, 30 años


CHIP EN EL CEREBRO
"Nunca me gustaron los exámenes. Entonces, me imagino que con un chip que cargue el alumno, y que luego se lo coloque en la parte de atrás del cerebro, se podrán responder todas las preguntas. Esto evitará la situación de estrés ante un examen".
Dora Ozán, jubilada, 74 años


   
Subir