La Foto

CHIAPAS. Pequeño estado del sur de México en la frontera con Guatemala, rico en recursos naturales, energía eléctrica, petróleo, madera, riquezas agrícolas, etcétera. Poblado de indios Choles, Tojolabales, Tzotziles, Tzeltales, descendientes de los mayas, a quienes se les ha aplastado su cultura y costumbres a fin de convertirlos en mano de obra para el mercado... El 1 de enero de 1994 -día en que entraba en vigencia el Tratado de Libre Comercio- los indios de Chiapas, zapatistas, se sublevaron al grito de "¡Ya basta!", para reivindicar su derecho a existir, su derecho a la dignidad y a la palabra.

No hay caminos en Chiapas para acceder a los pueblos de la selva lacandona, donde los habitantes cultivan el café que el gobierno luego venderá caro a los consumidores. No hay electricidad, ni agua corriente, ni medicamentos. De hecho, no hay nada que venga del Estado en este agujero perdido del que nadie en México se preocupaba antes de la revuelta de los zapatistas. Había en cada aldea, apenas un maestro que dependía de la intemperie y del camino para llegar hasta la escuela. Durante la estación de lluvias, algunos caminaban durante cuatro días por pequeños caminos intransitables. Al llegar a la escuela, su función era izar la bandera nacional, colocar a los alumnos en el orden establecido, y luego entonar el cántico del alfabeto. La mayoría de los docentes no conocían la lengua de los indígenas. Terminaron echándolos por incompetencia.

Mat Jacobs.
(Del libro de Olivier Culmann y Mat Jacob, Les mondes de l'école, Marval, París, 2001).
 
     
   
Subir