Sistema de tutorías: clases a medida

"Aprender Enseñando" es el programa del Ministerio que tiene a su cargo las tutorías, un sistema a través del cual estudiantes avanzados brindan apoyo escolar a adolescentes en riesgo pedagógico, social y económico, para evitar situaciones de repitencia y deserción. Ya hay mil tutores trabajando en todo el país.

En la Argentina de los últimos años muchas escuelas se han convertido en comedor, centro de contención o sala de primeros auxilios. Los docentes tienen que dar respuesta a múltiples problemáticas que exceden su función educativa, a menudo en detrimento de la calidad de los aprendizajes.

Por otra parte, la precariedad laboral, el riesgo sanitario y el riesgo educativo (entendido este último como la probabilidad de quedar marginado según el nivel de educación formal alcanzado) son factores que potencian la exclusión social.

Confirmada la relación entre repitencia (repetir el grado o año), deserción, sobreedad y nivel socioeconómico de los alumnos, todo parece indicar que los adolescentes pobres de entre 12 y 17 años son especialmente vulnerables. Es este grupo de jóvenes el que resulta beneficiado con las tutorías.

QUÉ SON LAS TUTORÍAS

Son sistemas solidarios y organizados, de apoyo pedagógico y socioafectivo entre dos o más personas. Por lo general, el tutor es un estudiante de carreras docentes o afines; o un líder de una organización comunitaria, que tiene un grupo de no más de 10 alumnos que asisten para recibir apoyo escolar y atención personalizada.

En nuestro país, numerosas instituciones educativas cuentan con el antecedente de realizar actividades solidarias e integrar su trabajo comunitario a la currícula (aprendizaje-servicio), en donde el apoyo escolar ha sido una de las temáticas más recurrentes. Más o menos sistematizadas, las tutorías no son una novedad. Sí lo es que el Estado Nacional las promueva como estrategia para garantizar la permanencia en el sistema de la población en situación de riesgo educativo. "Aprender Enseñando" es el proyecto del Ministerio, que tiene a su cargo el sistema de tutorías.

El objetivo es brindar apoyo escolar a niños y adolescentes de entre 12 y 17 años en riesgo pedagógico, social y económico, a los efectos de evitar situaciones de repitencia y deserción, así como también promover la reinserción de alumnos que hubieran abandonado la escuela.

Se caracterizan por la relación de cercanía, confianza y respeto mutuo, donde tutor y alumnos desarrollan lazos de responsabilidad y apoyo. En la tutoría los chicos trabajan a su propio ritmo, sin compararse con otros alumnos de la clase, y esto repercute de manera positiva en su autoestima y en la predisposición al aprendizaje.

La tutoría por lo general no es obligatoria, ni para el tutor ni para el alumno; se trata de una actividad voluntaria, por lo tanto resulta importante la concientización de quienes participan respecto de sus características y de los beneficios de la actividad para cada uno.



QUIÉNES PARTICIPAN

Los tutores son coordinados por profesores de los Institutos de Formación Docente y/o universidades participantes y se relacionan con algún docente de la escuela cuyos alumnos asisten al programa. Se busca que el tutor tenga ciertas cualidades como la capacidad de generar un vínculo positivo con los alumnos, adaptación a situaciones nuevas y al ritmo de aprendizaje de los chicos y chicas, predisposición para trabajar en equipo, respuesta creativa frente a las dificultades, capacidad de escucha y compromiso social.

Para los tutores (que todavía se encuentran en etapa de formación de sus respectivas carreras), representa una práctica privilegiada que se anticipa al ejercicio de la profesión. Prestan un servicio y al mismo tiempo "aprenden enseñando". En la actualidad, el proyecto se implementa en 17 provincias y cuenta con mil tutores. Para el año próximo se espera ampliar el número de tutores e incorporar a todas las provincias del territorio.

En la escuela se les informa a todos sobre la oferta de tutorías. Los alumnos y las alumnas con problemas de rendimiento y/o de conducta son motivados especialmente por los profesores a inscribirse en las tutorías. Su participación es voluntaria y se requiere el permiso y compromiso escrito de los padres. Los profesores de la escuela son los que realizan el seguimiento de los alumnos que asisten a la tutoría.

Para implementar este espacio se recomienda un tiempo mínimo de tres horas por semana en dos jornadas, de manera que los chicos puedan ser acompañados por sus tutores en las tareas escolares de la semana. Además, se aconseja que el espacio físico (puede no ser en la misma escuela) sea tranquilo, limpio y con buena iluminación.

También pueden participar adolescentes que hayan abandonado la escuela o que nunca iniciaron sus estudios. En estos casos -son chicos que están fuera de la escuela- se toma contacto vía los líderes de las organizaciones comunitarias y se realiza un trabajo en conjunto con el Programa Nacional de Inclusión Educativa "Todos a Estudiar", que ofrece becas de apoyo para retomar los estudios.

Para comunicarse
"Aprender Enseñando"
e-mail: lalbergucci@me.gov.ar
Tel. (011) 4129-1000 int. 1524

"Todos a Estudiar"
e-mail: todosaestudiar@me.gov.ar
Tel. (011) 4129-1000 int. 7257
   
Subir