Pakapaka, el segmento infantil del Canal Encuentro
El lugar de los chicos

Silvina Seijas / sseijas@me.gov.ar

A fines de septiembre, el canal del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología pone al aire su segmento infantil, destinado a un público de siete a once años. Diseñado con la misma lógica de un sitio web, Pakapaka se define como "la puesta en escena del buscar", y reúne los más diversos contenidos, producidos en la Argentina y en países pioneros de la televisión educativa.

A partir del domingo 23 de septiembre desde las 9 de la mañana, los chicos copan la pantalla de Canal Encuentro. Ese día se emite el primer capítulo de Pakapaka, una franja de programación de casi cuatro horas pensada especialmente para niñas y niños de siete a once años. Con la conducción de Rodolfo, Renata y el títere Socorro, Pakapaka -voz quechua que significa "escondite, juego de niños"- se propone a su público como una telepágina web que ofrece microprogramas, cuentos, documentales, animaciones y diversas secciones grabadas en todo el país.

En una línea similar a los programas concebidos por las televisiones educativas de Colombia, Brasil y México -principales referentes en América Latina-, el segmento nació con la idea de darles a los chicos el poder de sentirse reflejados, representados e inspirados por las imágenes que la pantalla les devuelve.

"Apostamos a que los protagonistas del contenido sean ellos -explica Fernanda Rotondaro, productora artística de Encuentro y factótum de Pakapaka-. No se trata de que digan o hagan lo que los adultos les decimos, o lo que a nosotros nos resulta gracioso o divertido, sino de darles un espacio para que muestren sus producciones y cuenten quiénes son, qué les gusta, a qué le tienen miedo, con qué sueñan".

Rotondaro considera que una de las principales diferencias de Pakapaka con otras producciones infantiles es que concibe a chicas y chicos como espectadores, y no como consumidores. Son cuatro horas continuas de programación, sin ningún tipo de publicidad. "Y otro rasgo distintivo es que los conductores son buenísimos, y tienen un rol muy importante, pero están a la misma altura que los chicos: se equivocan, tienen dudas, se quieren, se pelean...", resume la productora.

Novedades y regresos en Encuentro
Desde septiembre, Canal Encuentro presenta nuevas producciones locales e internacionales. El 23 de septiembre es el estreno de Pakapaka, la franja infantil del canal, pensada y diseñada para chicas y chicos de todo el país, de entre 7 y 11 años. Además, Canal Encuentro presenta DOCTV IB, una serie inédita de 13 documentales producidos en diferentes países de América Latina, que se emitirá los sábados a las 22.
Por otro lado, los martes a las 21, realizadores como Albertina Carri, Pablo Trapero y Sergio Wolf, proyectan sus filmes en Fronteras argentinas, ciclo que propone una mirada sobre las líneas divisorias del país. Entre las nuevas producciones también se encuentran: Sentidos humanos, serie que revela el funcionamiento de nuestros sentidos (miércoles a las 21); La vida privada de una obra maestra, producción que recorre la historia de prestigiosas obras de arte y de sus creadores (martes a las 22). También en septiembre regresan ciclos a la pantalla de Encuentro: Los caminos de Atahualpa, serie documental sobre uno de los máximos referentes del folclore argentino (viernes a las 22) y Explora. América Latina, conducido por Jorge Guinzburg. Este programa ofrece un pantallazo de la realidad sociopolítica latinoamericana (jueves a las 21). Más información en:www.encuentro.gov.ar.




El zapping incorporado

Al equipo responsable del programa le gusta hablar de Pakapaka como "la puesta en escena del buscar". Como sucede habitualmente al navegar en internet, en el programa se acumulan los contenidos más diversos: información sobre animales y plantas, relatos infantiles, juegos del recreo, chistes, colmos o palabras difíciles. Y aunque las secciones no fueron pensadas con una intención "escolar" sino lúdica, todas pueden convertirse en un recurso útil para trabajar en el aula.

Uno de los segmentos presentes en Pakapaka es el autorretrato: una nena de la localidad chubutense de Esquel cuenta, por ejemplo, el recorrido que hace en patines por su barrio, desde su casa hasta la de una amiga. También hay microprogramas que muestran escuelas de todo el país, donde la cámara es manejada por los mismos alumnos; o los juegos que se juegan durante el recreo, y que han pasado de generación en generación: las escondidas, la rayuela, la soga y el elástico. "También quisimos darles un lugar privilegiado a los abuelos, para que cuenten qué actividades comparten con sus nietos y nietas -explica Rotondaro-. Hay un chico que baila en la misma murga que su abuela; otro nene que tiene un abuelo carpintero y construyen autos de madera juntos".

Qué hacen en Pakapaka Rodolfo, Socorro y Renata
Pienso en el chico y la chica que miran tevé: reciben sin posibilidad de elegir los contenidos que hemos programado para ellos en cada entrega. Pueden elegir cambiar de canal, pero no los contenidos del programa: esa es la limitación del formato televisivo.

Pero Renata, Rodolfo y Socorro -los personajes de Pakapaka- no son también meros presentadores de una grilla armada por otro; ellos en cada programa y a partir de la intensidad de sus actividades, arman el recorrido. Viven intensamente: juegan, cantan, bailan, hacen deportes, tocan instrumentos, comen, preparan comidas, discuten, se hacen preguntas, arman objetos; y de esa vida surgen las preguntas que los van llevando por los variadísimos botones de Pakapaka.

Dos ejemplos:
"A ver quién dice más mamíferos que viven en el mar", es la consigna del juego.
"Focas, ballenas, delfines, lobos, elefantes", alternan sus voces Rodolfo y Renata, mientras Socorro anota los puntos en una pizarra.
"¿Elefantes?", impugna uno de los dos, "¿elefantes en el mar?
¿Hay o no hay elefantes marinos? No hay acuerdo, ¿y entonces? ¡Aprietan un botón de Pakapaka!, allá van a un documental de la BBC sobre los elefantes marinos.
Renata canta un tango que le enseñó su abuela: "De mal nombre, lo llamaban Mangangá".
Rodolfo y Socorro la escuchan."¿Mangangá? ¿Y eso qué es? ¿sabés qué significa la palabra Mangangá?", le preguntan. Pero ninguno sabe. ¡Aprietan un botón de Pakapaka!
A veces, la cosa no se resuelve tan fácil porque las respuestas que se obtienen en cada programa acerca de la palabra que no se sabe son múltiples: las dan chicos entrevistados que dicen lo que saben, piensan o inventan a partir de esa palabra, que casi siempre desconocen.

Así, en Pakapaka la discusión continúa hasta que, pese a estar en una página web y acompañados por una ayuda cibernética; Rodolfo y Renata van a recurrir al viejo diccionario.

¿El desafío de los pisos? Hilar información, ficción y juego. Poner en escena la búsqueda intelectual como algo que no está reñido con el humor ni la pasión. Divertir, sí, por la diversidad de las propuestas, por las divergencias, por las derivas.

Ruth Kaufman, guionista de Pakapaka.


Pakapaka incluye además fragmentos de Castillo Ra Tim Bum, uno de los primeros programas de TV Cultura de Brasil; la serie animada Alfredo -producida por la televisión francesa-; la sección Cuentos del sillón, en la que Mariana Briski, Enrique Federman, Rodrigo de la Serna y Carlos Belloso narran textos infantiles; y una variedad de documentales producidos por canales de todo el mundo, que reflejan la vida de niños y niñas de otros países.

"Es un modo diferente de conocer lo nuestro, de valorarlo, de identificarnos con costumbres propias del país -advierte Rotondaro-, y también de abrir una ventana al mundo, para que los chicos conozcan a otros chicos que son muy parecidos y, a la vez, muy distintos a ellos".

Al igual que Canal Encuentro, Pakapaka apunta a la convergencia de medios. Por eso, la emisión del programa estará acompañada por la actualización permanente de una página web (www.pakapaka.gov.ar), especialmente diseñada para fomentar la participación de chicos de todo el país. En el sitio se reproducirán fragmentos del programa, se ampliarán algunos de los contenidos presentados en los sucesivos capítulos, y se generarán contenidos específicos para participar, aprender y jugar. Madres, padres, maestras y maestros también podrán acceder a esta página desde el site del Canal: www.encuentro.gov.ar.


Una conductora, un conductor y un títere
Rodolfo (Emiliano Larea)
Lo que más disfruta Rodolfo son los almuerzos del domingo con su familia. Tiene un cariño especial por sus abuelos, con quienes compartió su infancia; y por Renata, su compañera de aventuras en Pakapaka. Rodolfo siente curiosidad por las palabras y le encanta aprender términos nuevos o difíciles. Es el típico chico de barrio que come milanesa con papas fritas y que mira con rechazo las comidas, ropas o costumbres exóticas.

Renata (Sol Canesa)
Renata es ágil, atlética; le gusta la acción. Siente curiosidad por los animales y las plantas, y es más incisiva que Rodolfo. Es independiente y un poco peleadora: se divierte haciendo enojar a Rodolfo. Su familia ha viajado por todo el mundo, por eso adora las comidas raras -las croquetas de algas, por ejemplo-, escucha música exótica y se viste de modo muy personal.

Socorro (May Zanone)
Es el "títere-ayuda" de Pakapaka, un dispositivo de la telepágina web. Su principal función es ayudar a los demás -incluso a su rival en una competencia- y aparece cada vez que hay un problema, o cuando Renata y Rodolfo la llaman. Aunque siempre está dispuesta a dar una mano, no conoce todas las respuestas; eso la avergüenza, le cuesta admitirlo. Pero cuando sabe qué decir, no le gusta ponerse en rol de sabelotodo. Por eso, a veces responde ella y a veces guía a sus amigos en la búsqueda por los distintos links que componen Pakapaka.
     
   
Subir