Programa Nacional 700 Escuelas
Más aulas para más chicos

Silvina Seijas / sseijas@me.gov.ar
Roberto Olivieri / rolivieri@me.gov.ar

El Programa Nacional 700 Escuelas -una iniciativa conjunta de los ministerios de Educación, Ciencia y Tecnología y de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios- fue lanzado por el presidente de la Nación, Néstor Kirchner, a fines de 2004, con los objetivos de mejorar las condiciones de infraestructura escolar en todas las provincias y reforzar las políticas educativas nacionales contra la deserción escolar.



Los 741 establecimientos educativos incluidos en el Programa Nacional 700 Escuelas -320 inaugurados, 350 en construcción, 33 en proceso de contratación y 38 a licitarse- abarcan una superficie total de 926.250 metros cuadrados, es decir el equivalente a 6.669 aulas.

Las nuevas escuelas -todas equipadas con salas de informática y mobiliario escolar- y las ampliaciones y refacciones hechas en edificios ya existentes, beneficiarán a 466.830 alumnos de todos los niveles. El primer establecimiento inaugurado en febrero de 2005, fue el EGB1 y 2 de la localidad santiagueña de San Pedro.

"No nos propusimos que todas las escuelas sean iguales sino que cada jurisdicción pueda resolver las demandas en base a sus necesidades", enfatizó Agustín Garona, Director Nacional de Infraestructura, quien destacó que "la localización de las nuevas escuelas se definió según las demandas regionales: todas están ubicadas donde más hacían falta".

De acuerdo con el monto asignado para cada provincia, los ministerios locales han definido un listado de edificios, detallando localización, nivel educativo, superficie y costo estimado, -entre otras características-. Por su parte, las carteras de Educación y Planificación Federal tienen a su cargo la evaluación de los proyectos, priorizando las zonas con mayor índice de necesidades básicas insatisfechas (NBI), y en base a criterios de seguridad, impacto ambiental, demanda de matrícula y obsolescencia de los edificios existentes.

La construcción de nuevas escuelas cobra renovada importancia a la luz de la Ley de Educación Nacional recientemente sancionada, que en su artículo 19 señala que El Estado Nacional, las Provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tienen la obligación de universalizar los servicios educativos para las niñas y los niños de cuatro (4) años de edad, además de establecer la obligatoriedad de la educación secundaria en su artículo 29.

Desde la cartera educativa se aspira a cumplir con el doble desafío de mejorar las condiciones edilicias del sistema y, al mismo tiempo, generar las oportunidades necesarias para acompañar la transformación iniciada con la sanción de la nueva Ley.

"El Programa -señala Garona- atendió de manera prioritaria la construcción de jardines de infantes y de escuelas de educación especial, en respuesta a los déficit existentes".

En este sentido, la ampliación de la oferta educativa para los alumnos de todo el país -y en especial para aquellos que viven en zonas rurales o de difícil acceso- es fundamental, teniendo en cuenta que muchos chicos ingresan tarde a la escuela o dejan sus estudios cuando el lugar donde viven no tiene la infraestructura escolar adecuada para sus necesidades.



Energía solar para zonas rurales
Hágase la luz
El Proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales (PERMER), dependiente de la Secretaría de Energía del Ministerio de Economía y Producción, tiene entre sus objetivos proveer de electricidad a las escuelas rurales de todo el país, por medio de la instalación de sistemas de generación fotovoltaica, es decir, paneles de energía solar.

El Ministerio de Educación, en el año 2001 se sumó al PERMER mediante la firma del convenio Captamos el sol y lo hacemos luz, acompañando las acciones desarrolladas por la Secretaría de Energía. Hasta el momento, 514 establecimientos educativos de zonas rurales de Salta, Tucumán, Chaco, Santiago del Estero, Misiones y Neuquén fueron provistos de este servicio y se prevé que durante 2007 culminen las obras en otras 536 escuelas.

La electrificación por medio de sistemas de generación fotovoltaica redunda además en beneficio ambiental, porque estos equipamientos no emiten gases de efecto invernadero a la atmósfera. Actualmente, la Secretaría de Energía está realizando un monitoreo que permitirá evaluar los efectos del PERMER en las comunidades educativas beneficiadas.
     
   
Subir