Educación sexual en la escuela

La educación sexual aparece como un tema "nuevo" del que la escuela debe comenzar a ocuparse. Sin embargo, la escuela, aun cuando lo negó o incluso lo excluyó explícitamente, participó desde siempre en formar aspectos de la sexualidad. Lo hizo cuando indicó qué conductas eran esperables para "una señorita" o cuáles eran impropias para "un varón", cuando exigió atar el pelo o tenerlo corto, y cuando prohibió el maquillaje, los escotes, o reguló el largo de las polleras. La escuela también nos enseñaba algo sobre la sexualidad cuando nos acostumbró a llamar "señorita" a la maestra, ocultando el hecho de que eran seres sexuados, con pareja, hijos y vida afectiva.

Es claro que hoy la sexualidad entra de modos distintos en la escuela, en primer término porque tiene otro lugar en la sociedad. La reciente sanción de la Ley de Educación Nacional y la creación de la Comisión Interdisciplinaria para la puesta en marcha del Programa Nacional de Educación Sexual Integral, son logros a los que se les debe asignar el valor correspondiente.

La incorporación de la educación sexual como parte del currículum, y la atención a este rasgo humano como expresión de los derechos de niñas, niños y jóvenes, implica un paso adelante para hacer más democrática la escuela, para que tenga más sentido para la vida de quienes asisten a ella; y para darle cabida, orientación y cuidado a una parte significativa de la experiencia humana.

Nadie ignora que hasta hace poco el tema fue tabú, y que existen opiniones distintas en las escuelas y en las familias. Ello constituye un desafío importante a la hora de pensar la enseñanza. En este dossier, presentamos algunas reflexiones y experiencias para ayudar a pensar los mejores modos en que la escuela puede acompañar y promover el desarrollo de la educación sexual, no solo centrada en la prevención y control médico sino entendiéndola como un componente importante para una vida plena. También incluimos los fragmentos más significativos del texto de la Ley Nacional, porque entendemos que la norma constituye un marco propicio para el trabajo en las instituciones y muestra los acuerdos mayoritarios en nuestra sociedad.

La educación en sexualidad
Eleonor Faur

La/s sexualidad/es ¿tema de quiénes?
Adriana Hernández y Carmen Reybet

Una demanda ética impostergable
Eduardo Bertolino
Mónica Evangelisti
Laura Perelli

Generando géneros
Laura Morroni