Un sitio que fomenta la escritura y la lectura infantil
Para virtuales escritores
Judith Gociol / jgociol@me.gov.ar

En un sentido,www.chicosyescritores.org es una propuesta factible gracias a internet: niños de distintos países de habla hispana escriben textos, recomiendan lecturas e intercambian ideas con autores que a veces contestan desde su casa, a veces desde un congreso, o en mitad de un viaje. Pero, en otro aspecto, este sitio web va contra la práctica vertiginosa y destellante de la red. En este espacio se recupera el tiempo lento y afanoso de la escritura.

La propuesta, impulsada por la Universidad Nacional Autónoma de México y la editorial Fondo de Cultura Económica, fue ideada por la reconocida especialista Emilia Ferreiro quien durante dos años siguió la página de cerca. Ahora sigue ligada al sitio "desde el afecto", pero quien está a cargo es Marina Kriscautzky, una ex alumna suya, de la UNAM.

Este espacio fue creado con el propósito de que chicos de 4 a 12 años:
. escriban textos de muy variada naturaleza,
. conversen con otros niños sobre sus escrituras,
. aporten ideas a un autor sobre cómo crear una historia, cómo mejorar un texto, o cómo ilustrarlo,
. sepan argumentar sus gustos y se formen un criterio propio sobre lo que leen.

Contra la relación anónima y preestablecida que muchas veces presenta la web, esta página recupera una conversación de protagonismo compartido. La propuesta escapa a los roles tradicionales del emisor y el receptor y, para que funcione, requiere de una conducta activa, mucho más comprometida que la de entrenar los reflejos en un videogame.

En la sección "Tu texto" las chicas y los chicos pueden publicar sus escritos. Ya hay 1700 relatos subidos a la página. Los niños envían sus trabajos, Kriscautzky los lee y, si lo considera necesario, antes de publicarlos le manda al autor un comentario sobre el texto para mejorarlo. Si este lo considera, retoma las sugerencias y envía una nueva versión que a veces resulta mejor que la original y otras, no.

Lo importante no es tanto el resultado y su publicación, como la trama que se teje en el proceso: el intercambio, la revisión, la escritura. También hay un espacio para que los chicos comenten sus escritos entre sí.

En "Trabajando con..." la aventura es la de una redacción colectiva. Está coordinada por un escritor que trabaja un texto junto con los chicos: toma algunas ideas, rechaza otras, explica por qué algunas propuestas pueden y otras no pueden ser parte de la trama. Ya participaron en esta experiencia Graciela Montes,Triunfo Arciniegas, Francisco Hinojosa, Mónica Brozon y Jorge Luján, y en cada uno de estos proyectos intervinieron más de cien niños.

El saber pasa así de un lado al otro, por eso son los propios chicos -y no los adultos- los que recomendaron los 992 textos que están ahora en la página.

"Estos datos muestran que la escritura puede ser una actividad placentera para los niños, ya que en general participan espontáneamente y no como consigna de la escuela. Escriben porque les gusta y porque quieren ser leídos. No necesitan de juegos, animaciones, ni colores muy llamativos para sentirse invitados a publicar y a leer", se entusiama Kriscautzky al explicar el proyecto.

El sitio tiene registrados, desde su comienzo, 10.100 usuarios y recibe un promedio de 3000 visitas semanales.

Es evidente, desde el inicio, que el modo de apelar a quien entra en la página es diferente. Porque las personas que impulsan la idea saben perfectamente a quiénes les hablan, y encuentran interlocutores que se sienten convocados. Por eso la construcción de este vínculo -lento, consciente- consolida una comunicación duradera. Hay chicos que entraron por primera vez a www.chicosyescritores.org cuando tenían nueve o diez años y todavía siguen publicando, por lo que la página fue ampliando el rango de edad de los participantes, que crecieron junto al espacio que acaba de cumplir cuatro años de vida.
   
Subir