Inicio Publicaciones Prensa Noticias Sindicación de contenidos
 
 
Educación en Contextos de Encierro
Filmus e Iribarne ampliaron el convenio para unificar los programas educativos de las cárceles federales

El 11 de julio de 2006 el ministro de Educación, Ciencia y Tecnología, Daniel Filmus, y el ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Alberto Iribarne, firmaron un convenio de cooperación educativa con el objetivo de avanzar en la implementación del sistema educativo, en todos sus niveles y modalidades, en las cárceles federales.

Ir al convenio (pdf. 28 kb)

El sistema educativo atiende hoy al 33 por ciento de los presos, quienes asisten a clases de educación básica y media. La población total de las 29 unidades penitenciarias federales y dos alcaldías situadas en 12 provincias, es de aproximadamente 10.000 detenidos. De esa cifra, solo 4500 tienen el nivel primario completo, 490 completaron el nivel medio y 270 el superior.

Filmus destacó la tarea conjunta entre los dos ministerios y dijo que "la acción del Estado tiene que ser más contundente allí donde más se necesita" y agregó que el objetivo central de estas acciones es "lograr la reinserción de los que han sido privados de su libertad".

El ministro señaló que "estamos discutiendo una nueva Ley de Educación y consideramos que se debe incluir un artículo sobre la educación en las unidades penitenciarias" ya que tiene que ser un compromiso del Estado atender a este sector.
Por su parte, el ministro Alberto Iribarne expresó que "la educación es una forma de corregir las desigualdades que existen todavía en nuestra sociedad y los que están detenidos representan en muchos casos a los sectores más postergados".

El objetivo de este convenio es lograr que "el sistema educativo atienda a más detenidos y que haya mejor educación en las cárceles federales" señaló Isabel Ribet, coordinadora del Programa de Educación en Contextos de Encierro y agregó que "se creará una unidad de gestión y seguimiento, compuesta por personal de ambos ministerios, que permitirá controlar el conjunto de las áreas educativas de las cárceles federales y que generará proyectos para poder articular la educación para el trabajo con los niveles productivos".

El convenio homologa los programas de educación en las cárceles y garantiza la continuidad del trayecto educativo formal -primero y segundo ciclo- de los internos en aquellos casos en que sean trasladados a otras unidades y cambien de jurisdicción. Lo mismo regirá para las personas privadas de su libertad que ingresen o egresen de las unidades penitenciarias federales.

La unificación de los programas educativos se inserta en una serie de políticas educativas en cárceles destinadas a lograr la reinserción social de los presos. Esto incluye tanto el fortalecimiento de la educación formal inicial, secundaria y universitaria, como el desarrollo de actividades no formales de capacitación profesional.

 

Volver