Áreas Curriculares
Lengua

El área de Lengua en las Escuela Itinerantes

El área desarrolla los siguientes talleres:

• La producción de materiales en el área de Lengua
Dictado en la Escuela de Verano Corrientes 2004.
En general, cuando se habla de materiales para la enseñanza de Lengua, la primera imagen que aparece es la de un texto. Esta primera representación se asienta sobre el sentido principal del área: que los niños desarrollen habilidades para comprender y producir textos, orales y escritos. Sin embargo, para lograr estos propósitos, pueden utilizarse otros materiales que complementan y enriquecen las tareas en el área. Uno de estos materiales es Trengania, un conjunto de láminas, cuadernillos para docentes y alumnos, tarjetas y audio destinado a la enseñanza de Lengua en EGB 1 y 2, producido por el Ministerio de Educación de la Nación, que tiene como objetivo acercar a los docentes diversas estrategias de trabajo para la enseñanza de la comprensión y de la producción de textos orales y escritos.
Los propósitos de este curso son, en primer lugar, que los docentes socialicen sus experiencias de uso y producción de materiales para el trabajo en el área de Lengua. En segundo término, que los docentes analicen Trengania como un ejemplo de tratamiento de contenidos del área y que, a partir de dicho análisis, realicen propuestas para potenciar el uso de este material y diseñen otros. En tercer lugar, se propone establecer una serie de criterios para la selección de libros de texto y otros textos para EGB 1 y 2. Por último, esperamos que el curso sirva para reflexionar acerca del docente como mediador entre los conocimientos y los materiales, y los niños, así como que elaboren alternativas para el aprovechamiento de los recursos didácticos en la gestión de un aula diversa.

• La enseñanza de la escritura en la escuela
Dictado en la Escuela de Verano Corrientes 2004.
Cuando se le pide opinión a la comunidad educativa, en general, y a los docentes, en particular, acerca de la importancia que tiene la enseñanza de la escritura en la escuela, más allá de la diversidad de argumentos, la respuesta unánime es que se trata de un contenido de fundamental relevancia. Por otra parte, las numerosas
investigaciones provenientes de la psicología cognitiva demuestran que el trabajo sistemático de la escritura desnaturaliza la relación del sujeto con el lenguaje, propicia la transformación del conocimiento, el desarrollo del pensamiento abstracto y construye un imaginario que se confronta con el mundo, y, por consiguiente, estimula una actitud crítica.
Sin embargo, al hojear los cuadernos o carpetas de clase y los manuales o libros de texto nos encontramos con una escasa presencia de actividades de escritura; y cuando las hay se trata de consignas que demandan, en algunos casos, tareas que no implican un verdadero desafío, y en otros, se proponen actividades cuya complejidad excede las posibilidades de que sean resueltas por los alumnos.
Uno de los propósitos de este curso, entonces, es reflexionar acerca de esa situación paradojal, formular hipótesis sobre las variadas causas por las que la escritura, a pesar de las “buenas intenciones”, sigue siendo, una “gran ausente” en las aulas. Intentaremos, para ello, revisar con los maestros su relación con la propia escritura -a través de actividades organizadas a modo de taller- y analizar sus prácticas docentes vinculadas con la enseñanza de este contenido.
Otra propuesta para estas jornadas es trabajar en torno a estrategias de enseñanza de la escritura que los maestros pueden utilizar para dar la palabra a los niños y acompañarlos durante el proceso de composición de los textos. Intentaremos, además, repensar una variedad de cuestiones vinculadas con dicho proceso, tales como: la creación de un espacio propicio para el desarrollo de la tarea, la formulación de consignas, la intervención del maestro en las etapas de ideación, la planificación, revisión y reescritura de los textos; y, muy especialmente, en la socialización de los escritos individuales o grupales que los chicos componen.

• Gramática y reflexión sobre el lenguaje en la escuela
Dictado en la Escuela Itinerante Chaco 2004.
Ciertamente, la primera parte del título parece un anacronismo. La sola mención del término “gramática” genera una serie de asociaciones incómodas: el lápiz rojo para el sujeto y el azul para el predicado (¿o al revés?), las interminables recitaciones de los paradigmas verbales (siempre “amar”, después “temer” y al fin “partir”, como la letra de un tango; aunque nunca “volver”, seguramente a causa de su irregularidad atemorizante), la lista, siempre fácil, de las preposiciones (con un “so” y un “cabe” inciertos)... Y tal vez, a costa de tanta reiteración y clasificación pensamos que mejor no. Mejor dejarla a un lado. Sin embargo, los docentes de Lengua no nos resignamos a abandonarla, porque sabemos que los conocimientos gramaticales colaboran con el desarrollo de las habilidades de escritura (y de lectura). Y el punto entonces sería repreguntarnos qué y cómo enseñarla, para no volver al lápiz rojo y al azul.
Pero tal vez no deberíamos detenernos allí. La reflexión gramatical es parte de la reflexión sobre el lenguaje mismo. Y la escuela es un lugar privilegiado para plantearse algunos interrogantes. ¿Cuál es, si es que la hay, la relación entre el lenguaje y el pensamiento? ¿Cuándo, para qué y hasta qué punto se pueden transgredir las normas lingüísticas? ¿Por qué se formulan las reglas que aparecen en las gramáticas? ¿Cómo justificar nuestras intuiciones críticas acerca de los discursos? Y también es la escuela un lugar para conocer alternativas arriesgadas e insinuantes que se proponen crear lenguajes alternativos al lenguaje natural, y el lugar para crearlos.
El propósito de este curso es socializar lecturas y experiencias de enseñanza en torno de estos tópicos. Para ello, se realizará una revisión histórica y crítica de la enseñanza de la gramática, al mismo tiempo que se analizarán secuencias de enseñanza en las que se tratan contenidos gramaticales combinados con la lectura, la escritura y la oralidad. Por otra parte, se discutirá la pertinencia de incorporar problemáticas provenientes del análisis del discurso y la filosofía del lenguaje y se analizarán algunas propuestas de trabajo para el aula.

• Escribir para leer literatura 1
Dictado en las Escuelas Itinerantes Chaco y Tucumán 2004.
En términos generales, en el área de Lengua suele separarse la enseñanza de la Literatura del eje de la Escritura. Si bien suelen desarrollarse secuencias en las que, a partir de la lectura de un texto literario se formulan consignas de escritura o en las que se proponen actividades escritas de análisis de textos, no siempre se tiene en cuenta de qué manera estas producciones colaboran con el desarrollo de las competencias específicas del lector de literatura.
En este curso nos proponemos abrir tres posibilidades de abordaje: la escritura como punto de partida para la lectura, la lectura como trampolín para la escritura y la escritura de comentario de textos. En el primer caso, ejemplificaremos con consignas que, a través de la desnaturalización del lenguaje por medio de procedimientos del lenguaje poético, permita acercarse a la percepción de la poesía. Con respecto al segundo tipo de trabajo, leeremos cuentos fantásticos de distintas épocas para analizar las reglas del género y producir consignas de escritura de cuentos en donde los alumnos las deban poner en juego para volver a la lectura con otro grado de consciencia respecto de este tipo de relatos. Por último, en términos de trabajar la escritura para dar cuenta de lo leído, se abrirán cuestiones específicas de la teoría literaria, que permitan ser recuperadas en un informe de lectura sobre Bestiario de Julio Cortázar.
En paralelo, se presentarán propuestas para colaborar con la comprensión lectora de aquellos textos expositivos que se utilizan en la escuela como insumo para la comprensión del texto literario en tanto acrecientan las competencias socioculturales del lector. Por otra parte, se presentará una propuesta de lectura de un comentario de texto de modo de analizar las reglas de ese género propio del área.

• Escribir para leer literatura 2
Dictado en la Escuela Itinerante de Santiago del Estero 2004.
En términos generales, en el área de Lengua suele separarse la enseñanza de la Literatura del eje de la Escritura. Si bien suelen desarrollarse secuencias en las que, a partir de la lectura de un texto literario se formulan consignas de escritura o en las que se proponen actividades escritas de análisis de textos, no siempre se tiene en cuenta de qué manera estas producciones colaboran con el desarrollo de las competencias específicas del lector de literatura.
En este curso nos proponemos abrir dos posibilidades de abordaje: la escritura como punto de partida para la lectura y la lectura como trampolín para la escritura. En el primer caso, plantearemos consignas que a partir de estrategias de reformulación y de invención pongan en juego procedimientos propios de la narración. Y en el segundo caso, a partir de un corpus de lecturas de narraciones literarias que pongan en juego esos procedimientos, se guiará la producción de consignas y proyectos de escritura.

• ¿”Gramática”, dijo usted? Y... me suena... me suena
Dictado en la Escuela Itinerante Jujuy 2004.
Hablar hoy de la enseñanza de la gramática parece un anacronismo. Hace varios años se proclamó que esa enseñanza era una causa perdida. La sola mirada sobre las pobres habilidades comunicativas de los alumnos que llegaban a quinto año bastó para justificar esa proclama. Sin embargo, detrás de la puerta cerrada del aula, muchos profesores de lengua se negaron a excluirla de sus clases. Y así, a pesar de que la enseñanza de la gramática fue criticada por muchos pedagogos y a pesar de que hubo libros dedicados a los docentes que “odian la gramática”, muchas escuelas se resistieron a expulsarla del todo. Aunque a veces, o muchas veces, esa resistencia se veía empañada por las espontáneas, fastidiosas y hasta irreverentes preguntas de los alumnos y, en algún lugar secreto, también de algunos docentes: para qué memorizar interminables clasificaciones de adjetivos y sustantivos, para qué recitar, año tras año, las mismas conjugaciones verbales, para qué registrar la inamovible lista de preposiciones (incluso cabe y so de significado indudablemente incierto), para qué reconocer tipos de subordinadas (y siempre en el mismo orden: adjetivas, sustantivas, adverbiales)...
Porque sabemos que los conocimientos gramaticales colaboran con el desarrollo de las habilidades de escritura y de lectura, nos negamos a dejar la gramática en el olvido. El objetivo de este taller es proponer una mirada crítica sobre el qué y el cómo de la enseñanza de la gramática, una mirada que intente superar las viejas prácticas memorísticas y clasificatorias. Para ello, partimos de una breve revisión histórica de la enseñanza de la gramática. El segundo paso es el análisis de secuencias de trabajo para el aula. En algunas de esas secuencias, la gramática es la protagonista. En otras, está al servicio de la lectura o de la escritura. En este análisis, discutiremos la posibilidad (o imposibilidad) de abordar problemáticas vinculadas al estudio del texto sin conocimientos gramaticales básicos. Finalmente, analizaremos el lugar de los conocimientos intuitivos que tienen los alumnos sobre el lenguaje, la necesidad e importancia de la reflexión metalingüística y el papel modelizador del profesor en el desarrollo de esa capacidad metalingüística.

Más sobre Escuela Itinerante