Inicio Publicaciones Prensa Noticias Sindicación de contenidos
 
 
Áreas Curriculares
Formación Ética y Ciudadana

Olimpíadas de Filosofía

Las propuestas relacionadas con los contenidos de enseñanza y aprendizaje de una disciplina o área determinada que trascienden el ámbito del aula han de procurar, por una parte, no ser inconsistentes con el mismo y, por otra, no reiterarlo. De modo que su relación debiera aportar un tratamiento original que no entre en contradicción con los habituales, una complementación que puede ser una apertura, una profundización o una variación significativa que contribuya al enriquecimiento de lo que los estudiantes trabajan en el aula.
Las asignaturas filosóficas (Formación Ética y Ciudadana, Lógica y Epistemología, Filosofía), en el nivel medio o en el tercer ciclo de la escolaridad y en el nivel Polimodal, incluyen un conjunto de disciplinas, discursos, formas de abordaje e interrogación que indagan la vida social en sus dimensiones morales, cívicas y cognitivas. La realización de Olimpíadas de Filosofía pueden constituir una oportunidad pedagógica para desarrollar propuestas de trabajo significativas en términos de análisis, comprensión, interpretación y debate acerca de la complejidad de la realidad moral, cívica y cognitiva, o bien de los aspectos morales, políticos y gnoseológicos de la vida cotidiana.
En un sentido general, una olimpíada filosófica puede servir como propedéutica para los estudios universitarios, como apertura y ahondamiento de los contenidos de las asignaturas filosóficas, como ejercitación de competencias críticas, hermenéuticas o heurísticas, implícitas en los procedimientos antes mencionados y como fortalecimiento de la formación ética y ciudadana. La condición de posibilidad de ese sentido establece ciertos límites a la modalidad en la que dichas Olimpíadas se realicen. No pueden presentar objetivos, contenidos y criterios de evaluación que resulten incoherentes con los desarrollos curriculares habitualmente llevados a cabo en el nivel medio, o en EGB 3 y Polimodal, en las diversas jurisdicciones, en las asignaturas filosóficas. Pueden abrirlo, ahondarlo y hasta transgredirlo saludablemente, pero no desarrollarse en un universo de discurso diferente, ya que entonces no haría más que perturbar los estudios regulares de los estudiantes y la enseñanza de los profesores.
Los límites señalados demarcan un criterio para orientar el trabajo durante tales Olimpíadas. La elaboración de proyectos, por parte de las instituciones candidatas, puede centrarse en temas o problemas relevantes de la realidad moral, cívica y cognitiva en el mundo y en la Argentina. La selección de dichos temas ha de promover la ejercitación y la formación en el examen crítico de las representaciones sociales establecidas con respecto a los mismos.
Teniendo en cuenta que uno de los propósitos de la enseñanza de la Filosofía es la formación de ciudadanos críticos, responsables y comprometidos con los problemas de la sociedad y considerando los problemas propios de los adolescentes y los jóvenes, sus intereses y aversiones, su peculiar situación en la Argentina actual, se sugiere tomar y desarrollar problemas de filosofía teórica (Ontología, Gnoseología, Epistemología) y de Filosofía práctica (problemas morales, jurídicos, sociales y políticos) que puedan formularse en dirección a esa formación ciudadana y a la apropiación de categorías y estrategias que les resulten útiles para construir sentidos vinculados con sus problemas cotidianos y su contexto cultural inmediato.
El conjunto de disciplinas, discursos, formas de abordaje e interrogación que indagan la vida social en sus dimensiones morales, cívicas y cognitivas que conllevan las asignaturas filosóficas, el criterio demarcado, los propósitos de la enseñanza de la filosofía y la consideración de los problemas de los jóvenes en el contexto cotidiano actual permiten sugerir una reflexión crítica sobre las representaciones sociales de la justicia, la relación entre moral y política, los Derechos Humanos, la guerra y la paz, la condición humana, la vida y la muerte, los valores, las normas, la convivencia, la identidad, el desarrollo científico y técnico, la historia, la política y la realidad misma en tanto tal, como posible constelación temática de las Olimpíadas.
Las lecturas, actividades e instancias de producción grupal e individual que se desarrollen pueden articular contenidos e informaciones diversos, presentados en forma tal que los estudiantes puedan analizar argumentos y perspectivas, identificar supuestos, elaborar inferencias, construir interpretaciones y explicaciones, así como elaborar puntos de vista propios acerca de los problemas planteados.
Atendiendo a lo bosquejado, la presentación del tema o problema deberá ofrecer fuentes de información primaria, (textos clásicos, de Platón, Aristóteles, Descartes, Hume, Kant, Hegel, etc.) y secundarias, (textos de comentaristas, investigadores o historiadores de la filosofía) para ser analizada, relacionada, jerarquizada y combinada para elaborar variados tipos de resultados. Los estudiantes podrán articular, entonces, a lo largo de las etapas del proyecto de Olimpíadas, tres componentes básicos de la indagación filosófica: representaciones o conceptos; problematizaciones que los suponen y nuevos conceptos que puedan surgir de la resolución de las mismas.
Por último cabe señalar que, desde la perspectiva filosófica, el abordaje de temas o problemas implica el ejercicio de la crítica y de la fundamentación, de la identificación de supuestos y de la relación de temas determinados con la totalidad que los determina y permite explicarlos desde su ubicación en un sistema de relaciones. Asimismo, que el tratamiento de un problema complejo implica el desarrollo en los estudiantes de mejores condiciones para intervenir y participar como ciudadanos en la resolución de los problemas morales, cívicos y políticos de la sociedad en que vivimos así como construir sentidos en contextos culturales fragmentarios o climas sociales desencantados.
Cabe no omitir pautas formales básicas: que las propuestas establezcan sus términos explícitamente, que definan de modo claro qué entienden por olimpíadas filosóficas, en base a qué criterio y dentro de qué marco teórico, que formulen de modo preciso el plan de actividades, sus propósitos, temas, materiales, recursos y criterios de evaluación, no como un programa escolar, ya que pueden proponerse, por ejemplo, trabajos de investigación tutoriados que culminen en informes, ensayos o ponencias que dispongan de una puesta en común en un encuentro o jornada de exposición, intercambio de ideas y debate.

A continuación se presenta un listado de temas y problemas, habituales en la enseñanza media, alrededor de los cuales, tomados por separado o relacionándolos, podrían centrarse las Olimpíadas de Filosofía. Los problemas, dado su carácter disciplinar, incluyen numerosos y diversos aspectos entre los que las propuestas pueden elegir, tanto para el desarrollo acotado de alguno de los mismos como para uno que desarrolle relaciones entre ellos:

• Problemas ontológicos.
• Problemas éticos.
• Problemas de antropología filosófica.
• Problemas económicos, sociales o políticos.
• Problemas gnoseológicos y epistemológicos.
• Problemas lógicos (formales y no formales).
• Problemas estéticos.
• Problemas de filosofía del lenguaje, de la cultura o de la mente.
• Problemas de filosofía de la historia, del derecho o de la religión.
• Problemas metafísicos.
• Problemas de Filosofía de la religión.
• Problemas filosóficos que puedan encontrarse planteados por pensadores y escritores argentinos y latinoamericanos.

Ir a la página principal de Programa Nacional de Olimpíadas

Volver

 



Para comunicarse:
Pizzurno 935, segundo piso, oficina 243 (ala Marcelo T. de Alvear), CPA C1020ACA, Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Tel. 011- 4129-1000 int. 7406. Correo electrónico:areas@me.gov.ar