Inicio Publicaciones Prensa Noticias Sindicación de contenidos
 
 


Educación Inicial


Trayecto de Formación para directivos de Nivel Inicial
Segundo Seminario: ¿Jugamos en el jardín? Juego y desarrollo
Docente: Lic. Gabriela Valiño

17 de octubre de 2008 en la ciudad de Santiago del Estero.

Este taller formó parte del trayecto de formación organizado a través de cuatro encuentros, por lo cual ha sido especialmente abordado desde un ángulo que permitiera establecer relaciones con los diversos temas contemplados. La modalidad de trabajo de estos trayectos incluye un tiempo expositivo a cargo del docente y otros en formato taller, coordinados por personal de la Dirección del Nivel Inicial de la provincia.

Desarrollo del encuentro

Enmarcados en los lineamientos de la Dirección Nacional de Educación Inicial, el juego es considerado como un eje estructural de las trayectorias escolares del jardín de infantes. Reconociendo que se trata de una actividad cultural, los alumnos revelan diferentes biografías de juego en función de los contextos familiares de crianza a los cuales pertenecen. El jardín de infantes tiene la responsabilidad de promover equidad a través de múltiples y variadas propuestas de juego que faciliten el desarrollo de la capacidad de juego para todos los niños y niñas.

Se rescataron los Núcleos de Aprendizaje Prioritarios para el Nivel Inicial y la Ley 26.206 de Educación Nacional como marco base; referencia para todo el país que permite fundamentar y respaldar el lugar del juego en sus variados formatos como una característica identitaria del Nivel Inicial.

Con la intención de establecer variados niveles de análisis e intervención, se plantearon cuatro dimensiones de lectura sobre el juego:

  • Institucional. El juego como marca de identidad que facilita y estimula el proceso de Fortalecimiento Institucional, tanto en la interacción con otros niveles como al interior de las escuelas. También quedó planteado desde esta dimensión que el juego es considerado estructurante del Proyecto Educativo Institucional (PEI) y de las prácticas de enseñanza.
  • Familiar. Orientando la lectura sobre las experiencias de juego de los alumnos y sus familias a través de la recolección de datos relativos al juego en función de los lineamientos del PEI. Se propuso repensar los criterios de selección y jerarquización de la información en las entrevistas de ingreso y los informes, para la identificación de algunas características comunes de la población de alumnos de cada jardín; a modo de diagnóstico que facilite la selección de objetivos generales sobre el juego en cada sala, en cada escuela.
  • Curricular. El lugar del juego en el diseño curricular. El diseño como marco general que orienta la práctica educativa. Se señaló que el Diseño de esta provincia no incluye al juego como temática específica y que este punto es de vital importancia para poder comprender las prácticas actuales. Esta ausencia instala una zona confusa tanto para la redacción del PEI como para las planificaciones del docente. Esta dimensión también impacta en el diseño curricular de los profesorados, estableciendo los lineamientos filosóficos y pedagógicos para los nuevos docentes. Las directoras reconocieron que los nuevos maestros no valoran el juego. En este estado de situación se presentan a los NAP y la Ley 26.206 como recursos institucionales para poder modificar aspectos estructurales de los recorridos escolares de cada jardín. Se aclaró que los NAP son vinculantes y que los directivos pueden rescatarlos y sostener los lineamientos en cada escuela acerca del juego.
  • Pedagógica. Referida al sentido del juego en los procesos educativos. Se presenta uno de los ejes prioritarios del Ministerio de Educación de Nación “Mejorar las trayectorias escolares atendiendo a las propuestas de enseñanza”, y desde este marco el juego es un contenido que debiera presentarse en su variados formatos: juegos de construcciones, dramatizaciones y juegos con reglas convencionales.

Se trabajaron dos recortes de los NAP que hacen referencia al juego para poder establecer puntos básicos de discusión:

  • El juego es un producto de la cultura.
  • A jugar se aprende, entonces alguien debe enseñarlo.
  • Hay diferentes formatos de juego.
  • Los contextos de crianza delinean distintas biografías de juego para los chicos.
  • El jardín de infantes debe promover equidad en el acceso a este contenido y en el desarrollo de esta capacidad.

A partir de un marco que establece relaciones entre desarrollo, enseñanza, juego y aprendizaje quedaron planteados algunos puntos básicos para pensar al juego en las trayectorias de enseñanza del jardín de infantes:

  • La identificación del juego como conducta que forma parte del desarrollo.
  • La necesidad de una evaluación de inicio de esta conducta para establecer líneas de acción educativa que promuevan su evolución.
  • Las características y formación de los docentes como recurso u obstáculo para la modificación de las prácticas. Se señaló la necesidad de establecer recortes en las acciones de transformación institucional referidas al juego.
  • Las diferencias entre los juegos sostenidos en los contenidos de las áreas curriculares y los juegos organizados para el desarrollo.

Se han propuesto criterios evolutivos que facilitan la evaluación de los procesos de juegos de los alumnos:

  • Diferenciar manipulación, exploración y juego. El juego como guión.
  • Funciones cognitivas implicadas en el juego: el aprendizaje implícito.
  • Los saberes específicos implicados.

A modo de cierre

En términos generales, se reconoce que es necesario rescatar y valorizar al juego como contenido y marca propia del jardín de infantes. Una actividad que hace posible el desarrollo cognitivo, emocional y social de los alumnos del Nivel Inicial, que requiere del compromiso y de la planificación sistemática de docentes y directivos.
Analizar este tema desde distintas dimensiones permitió identificar la relevancia e incidencia del diseño provincial en la formación inicial de los futuros docentes del Nivel.

 

Volver