Ud. está en

Juventudes, rock y dictadura

Al recorrer las letras del rock nacional podemos registrar la huella de un sinfín de pasiones que movieron a los jóvenes a lo largo de los últimos treinta años de historia. Ellas nos pueden dar algunas respuestas parciales a la pregunta por la experiencia de los años sesenta y setenta. Hoy casi todas esas canciones ya han circulado por todos los soportes de audición existentes, desde los vinilos al MP3. La intención aquí es que podamos leerlas y escucharlas en presente, devolverles por un momento su contexto para ver de qué nos hablan y poder decidir, desde las urgencias de hoy, en qué pueden ayudarnos a pensar nuestras pasiones actuales.

Desde su nacimiento a mediados de los sesenta, el rock nacional tuvo como materia prima al espíritu que recorría los cuerpos y las mentes de los jóvenes. Temas como “No pibe” de Manal, “Nena boba de Almendra” o “Pequeñas delicias de la vida conyugal” de Sui Generis muestran una voluntad cargada de negación hacia la sociedad de consumo, canciones como “Toma el tren hacia el sur” de Almendra proponen el escape y la negación hacia todo lo heredado.

A mediados de los ´70 se produce un cambio crucial en la radicalidad de los cuestionamientos. Si hasta ese entonces el movimiento del rock era el eco de una profunda revolución cultural, después es posible pensarlo como un espacio de resistencias menos frontales.

En este sentido es posible analizar este cambio en un caso como el de Charly García. Si antes era explícito en denunciar e incluso burlarse de las Instituciones (la familia, el matrimonio, el Ejército) desatada la mayor censura y la persecución produce un movimiento hacia la indecisión de la metáfora. Ese tránsito puede verse entre “Botas locas” censurado a último momento en 1974 (“Es un juego simple el de ser soldado, / ellos; siempre insultan, yo siempre callado. / ...Los intolerantes no entendieron nada, / ellos decían `guerra ´, yo decía `no gracias .´ / Amar a la patria ellos te exigieron, / si ellos son la patria yo soy extranjero”) y “Canción de Alicia en el país” (1979) (“ Estamos en la tierra de nadie /pero es mía/ los inocentes son los culpables / dice su señoría, / el rey de espadas. / No cuentes que hay detrás de aquel espejo, / no tendrás poder /ni abogados / ni testigos”). La crítica al poder totalitario se mantiene, pero con un formato menos explícito.

Haciendo este recorrido podemos constatar cómo los momentos de crisis dejan su marca en todos los productos de la cultura. En el caso de las letras de rock, lo que podemos ver es el ocaso de un período: ya no sería posible cantar bajo el influjo absoluto de la esperanza, de la confianza en el futuro y en el cambio inevitable del mundo, tan incuestionables hasta allí.

A continuación les ofrecemos un listados provisorios de letras de canciones.

Ministerio de Educación